El antes y después del COVID


¿Qué pasará después de la pandemia?

La gran pregunta que algunos se aventuran a predecir, la gran incógnita para otros muchos que no saben qué nos deparará después de este momento.

Esta claro que estamos viviendo algo inédito en la historia del ser humano, se han vivido otras pandemia, pero no a este nivel por supuesto.

Este encierro nos está haciendo descubrir muchas facetas que desconocíamos de nosotros mismos, haciendo recordar valores que habíamos perdido, como el de la solidaridad, convivencia real, que aun en la distancia está haciendo que cojamos el teléfono para hablar de verdad con nuestros amigos y seres queridos.

Habrá una antes y un después de este hecho, nuestra forma de relacionarnos, de apreciar el verdadero sentido de la vida, de las relaciones comerciales. Después de una gran crisis o una burbuja hay un cambio.

La gran incertidumbre es la económica, que a mi parecer, va unida de la social. Existe el miedo en las pequeñas empresas, las cuales muchas de ellas seguramente dejarán de existir, otras tienen el miedo de cómo retomarán la actividad, si serán capaces de mantener sus estructuras.

Ahora mas que nunca es cuando el colectivo de ciudadanos depende de sus administraciones, está claro que de ahí partirá una salida exitosa o fracasada.

En primer lugar necesitamos de verdaderos gestores, los cuales deberían pensar en la verdadera necesidad de ajustar los costes, eliminar lo verdaderamente innecesario. Pienso que se deben centralizar ciertas Administraciones, que sin duda mantienen estructuras inútiles e ineficaces. Adecuar la estructura política, empezando por el congreso y senado, bajando a niveles inferiores, debemos saber cuántos sueldos salen a cargo del erario publico, y de estos, cuántos son políticos y cuántos no. Lo mismo que en las empresas, en la economía familiar tenemos que amoldar nuestra contabilidad, se debe hacer en la Administraciones. Existe un problema base sin duda, y es que las personas que entran a gobernar, no son gestores, o al menos para el pueblo, sí son para sus bolsillos, pero nunca pensando en la verdadera necesidad.

Otra realidad es la de la carga fiscal a la que estamos expuestos, intolerable que los primeros 168 días, estimados del año, sean para pagar impuestos, por supuesto todo esto viene al hilo de lo comentado anteriormente, la gestión es pésima, se suben impuestos en base a las necesidades ilógicas de una gestión inaguantable.

Pensemos un poco y razonemos con un poco de sentido común, yo como empresario, no se que ingresos voy a obtener, y mucho menos en la situación que arrastramos desde 2008, con el comienzo de la anterior crisis, donde los hábitos de compra, la irrupción de internet, la competencia por la economía sumergida, la alta tasa de impuestos a la que estamos expuestos, el elevado coste de estructura para poder desarrollar mi actividad sin que se vea mermada por la calidad en el servicio, por la incontrolada instalación de centros comerciales, por la carga financiera que lleva el tener que endeudarme para mantener un negocio que cada vez es menos rentable, y paro aquí por no aburrir, pero si se que levantar mi persiana tiene un coste que no se si podré soportar, porque cada día hay mas cargas que hacen que mi camino sea mas complicado.

Y propongo, en mis cortas luces:

  • Bajar el IVA, ahora estamos pagando algo más de 1/5 parte de nuestras compras, un 21%, creo que una barbaridad, pero seguro que el bajarlo eliminaría en gran parte la economía sumergida, lo que a la larga daría  ingresos a las arcas del Estado.
  • Bajar el IRPF, una media de otro 20%.
  • Bajar la carga de Seguridad Social al Empresario, donde en algunos casos supera los 600€ por trabajador, que además de IRPF, vacaciones, sueldo y el costosos despido cuando es necesario hace que las Empresas no creen mas puestos de trabajo, ya que en una pequeña empresa, que en estos momentos están endeudadas hasta las trancas, puede ser la losa de su sepultura definitiva.
  • Bajada de impuestos general, estatales, regionales, provinciales y locales, “casi na”.
  • Facilidad para el emprendedor o empresario para montar negocios, con menos burocracia y menos exigencias administrativas y fiscales.
  • Relajación en definitiva de cargas y por supuesto en la persecución del motor de empleo y generación de riqueza de un país, en el que su tejido empresarial es del 98% compuesto de PYMES, y de este el 60% son Micro-PYMES.
  • La banca es otra gran pata que tendrá que decir mucho en esta crisis.
  • Y otras no menos importante y que llevo diciendo desde el principio, tener un gobierno verdaderamente gestor, eliminar todas esos gastos canallescos en estos momentos, como sueldos vitalicios, el dejar libertad para establecerse los sueldos a su libre arbitrio, el crear departamentos u organizaciones sin sentido, para su enriquecimiento personal o para colocar a gente sin experiencia.

Concluyendo, la salida de esta incierta e inmovible crisis, es fundamental el adaptarnos todos:

Consumidores comprando en el comercio de cercanía colaboraremos infinitamente en realzar nuestra economía.

Las empresas intentando adaptarse a las nuevas circunstancias, buscando todas esas oportunidades que podamos tener y no dejar que se transformen en riesgos.

La Administraciones tomando su papel de gestión y buscar el bienestar de la población y ciudadanos, pero con cabeza y sentido común, siendo responsables desde el principio hasta el fin, porque no hay mas bonito que ser reconocido por el trabajo bien hecho y por la honestidad y no por lo ineficaz, deshonroso, indecoroso…. También por empezar a estructurar y a eliminar lo verdaderamente ineficaz de las Administraciones, solo tienen que escuchar lo que la gente dice por redes sociales, a las cuales no hacen nada mas que oídos sordos, y eso no se puede tolerar.

Juntos y tomando cada uno el papel que tenemos que tomar en cada momento de nuestros días, seguro que podemos volver a lograr que este gran País, llamado ESPAÑA, sea un referente mundialmente como fue en su momento.

Recuerda que desde mi ignorancia pongo sobre la mesa un debate que ya lleva tiempo pidiéndose y necesario, hay grandes economistas en nuestro país y grandes profesionales que deben ser escuchados y tenidos en cuenta.

Indignado, ese es mi nombre hoy

Imagen


Cada día entiendo menos la labor de muchos políticos, pienso que no saben su principal obligación y labor.

El hacerse político no es coger un status,  tener el egocentrismo por el protagonismo,  no es enriquecerse en base a manipular el poder o manejar el dinero público. El hacerse político va mas allá, es ser en primer lugar honrado, humilde, generoso, honesto, etc.., estoy seguro que hay políticos buenos y con muchos de los valores que he descrito, aunque no sé si con todos…

Bien sabéis y no me canso de decirlo, que mi persona es apolítica, lo que me da libertad para reconocer lo bueno y criticar lo malo. Hoy me indigna ver mi gran país como destaca por ser el país que mas está siendo afectado por el COVID-19, sabiendo que hoy día hay 194 países en el mundo.

Me indigna ver mi país destacar por el valor de profesionales que tiene y salen de nuestras universidades, y no por ello, sino por no tener oportunidades para desarrollarse aquí y tener que marcharse fuera. Tengo dos casos muy cercanos, mis sobrinas, hermanas, una ya está en Canadá, alucinando de país, como valoran el talento y como hacen que tenga una calidad de vida alta, con impuestos, por supuesto, pero bien repartidos, pero además dejando vivir a sus gentes. Por otra parte tengo a su hermana en Barcelona, médico que está viviendo ahora la batalla del coronavirus, profesional de bandera, como su padre, médico de los pies a la cabeza, pero volvemos a lo mismo, le falta poco mas de un mes para terminar su especialidad, esta trabajando como ello, pero nuestros dirigentes le prorrogan la formación, para que le salgan baratos los residentes que terminan en mayo, ¿trabajando como especialistas y tratados como alumnos?, eso sí, jugándose su integridad física, sin horas de descanso, trabajando por vocación y por humanidad, eso sí, reconocidos por todos los ciudadanos de este país.

Cómo puede ser que estén trabajando en condiciones miserables, sabiéndose lo que venía desde enero y confirmado desde el 9 de febrero, y hasta que no se denuncia por las redes sociales por miles de sanitarios en videos virales, y ahora, han comprado material, ¡con dos cojones!. Lo que estamos viviendo no se ve desde sus casoplones o palacetes, se vé acercándose a los hospitales, y ver cómo viven nuestros sanitarios. Cuando hay catástrofes van en sus helicópteros y bien cubiertos, ahora, ¿por qué no se acercan a los hospitales?, ¿están cagados de miedo?, ni para la foto, ¡vaya tela!.

Me parece indignante como a estos héroes no se les permite hacerse la prueba del COVID-19, repito, trabajando en la primera línea de fuego, y todos nuestros gobernantes ya lo tienen hecho, ¡VERGUENZA LES TENIA QUE DAR!, como a casi todos los ciudadanos les prometen ayudas, pero, ¿a ellos en que les afecta?, ¿tienen ustedes también ERTE cobrando menos por estar en sus casas?, ¿tienen que tributar igual que los autónomos y PYMES que no pueden ejercer su trabajo?, o ¿los que tienen que estar abiertos y funcionando, pero no tienen clientes ni ingresos?, porque el país está parado y confinado en sus casas. Para colmo hoy veo y me confirman varios amigos asesores y abogados, que hacienda y seguridad social mantienen sus calendarios de recaudación este trimestre.

Ojalá me equivoque y tenga que retraerme, me encantaría tener que pedir perdón, pero una vez que venzamos la parte sanitaria, que se vencerá seguro, gracias a nuestros sanitarios y fuerzas de seguridad que velan para que se mantenga el orden y fuerzas armadas que están ayudando y montando hospitales de campaña y desinfectando las zonas críticas y por todos los ciudadanos que somos conscientes de lo que tenemos. Pero después tendremos el problema económico-financiero, porque estoy seguro que lo que están diciendo que están dando, no es regalado, ya nos acordaremos luego de presiones fiscales para recuperar lo que se está perdiendo hoy.

Indignado, ese es mi nombre en este momento.

“Sé fuerte cuando estés débil,

valiente cuando tengas miedo

y humilde cuando hayas triunfado”

Los superhéroes


Me indignan tantas cosas que pasan hoy día, que es aberrante ver cómo se castiga al ciudadano, me atrevería a decir que de forma tan villana y cruel.

imagesVeo como cada vez en un país, el que es sustentado por los autónomos y las pequeñas empresas, alrededor del 97%, sean cada vez mas ahogados, perseguidos, humillados y estrujados, privados de derechos y fusilados a obligaciones.

Es indignante ver que para optar a un puesto de funcionarios, que también hablaré mas tarde, se pidan requisitos, los cuales veo hasta justos, y que para entrar en un puesto en el gobierno todos esos requisitos se obvien, como puede ser el simple certificado de penales, y que personas que tienen antecedentes graves, hoy ocupen puestos de tal envergadura y responsabilidad, me parece gravísimo, que se salten la ley y sean condenados, y que disfruten de sueldos y beneficios indecorosos. Pero mientras tanto que un pequeño autónomo que no llega a final de mes sea masacrado a base de tasas, impuestos y que decir, hasta perseguido si se le ocurre tener un accidente o enfermar, como sí de un delincuente se tratase.

Me parece indignante vivir en un país, donde el número de puestos públicos, llámense funcionarios, políticos, puestos de confianza o puestos a dedo, supera el número de trabajadores y autónomos por cuenta propia o privada. Me parece indignante que quien nos gobierna, no tenga un mínimo de conocimiento de gestión, ya que está manejando dinero público y no puede ser que cada vez que falta, la solución sea subir mas impuestos, tasas y perseguir a base de inspecciones al tonto de siempre.

Pero me parece aún mas indignante que ese dinero que falta, sea por mala gestión, por robos a cara descubierta y de forma tan descarada, que se reparta para beneficiarse y enriquecerse de forma mas que descarada, indecorosa y muchas veces, por no decir casi todas, de forma ilegal

Me parece indignante que nuestros hijos tengan que salir de este gran país para poder buscarse la vida dignamente, ya que aquí no hay oportunidades, me parece indignante que cada día se juegue con la educación de nuestros hijos, que cada vez que entre un nuevo gobierno decida cambiar todos los sistemas, pero lo peor de todo, que llevan siempre a la degeneración y no a la mejora.

Quiero dejar claro que no hablo en concreto de nadie, generalizo, porque en general son atributos que le veo a prácticamente en todos, pero al mismo tiempo quiero dejar claro, que por supuesto no todos son iguales y habrá personas que no entren en esta definición, pero por desgracia pienso que es una minoría.

Se que esta crítica no servirá para nada, pero mis canas me hacen cada vez mas crítico ante lo que entiendo que es intratable, intolerable e insoportable.

Carta a “algunos” clientes.


Unknown.jpgSe dice que han cambiado los hábitos de compra, que el usuario cada día está mas informado, que la información a veces nos lleva a la infoxicación, etc…..

Todo esto me parece normal y aceptable, pero es verdaderamente inaceptable, que se use al pequeño comercio para conseguir la información que se necesita de profesionales a coste “0”.

Estamos viendo como los clientes se acercan a tiendas de ropa, calzado, etc…, se prueban, preguntan, tocan y se informan, y luego lo compran por internet o grandes superficies, al igual que en productos de instalación, se informan, hacen que vayas a medir, explicar, planificar, y buscar soluciones, y volvemos al mismo caso de antes, le haces un trabajo que normalmente no se valora y no se cobra y que internet o grandes superficies no dan, para luego usarte como a un trapo.

Estamos llegando a la decadencia comercial, pero además humana, donde como personas a veces dejamos mucho que desear, no saber valorar o respetar a las personas y aprovecharnos de esas empresas y personas que luchan por mantener sus negocios vivos, dando lo que otros no dan, para que lleguen personas así y se aprovechen y abusen. Y el colmo cuando son vecinos o conocidos, y te piden prestadas herramientas o lo que necesiten, y gustosamente les atiendes y le dejas todo, ¿para luego recibir ese pago?.

Es una crítica que te lleva a pensar que el que mas da, mejor te atiende, pierde su tiempo, invierte dinero para que puedas ver y comparar, además de asesorarte y solucionarte directamente los problemas que puedas tener, con un servicio posventa directo y atento, son los castigados y maltratados.

Clientes en general, seamos mas humanos, comprensivos y respetuosos, porque estos valientes pequeños comerciantes, trabajan de sol a sol para poder mantener empleados, estructuras comerciales que tienen a su disposición, que pagan sus impuestos en pueblos, ciudades y en su lugar de residencia, que dan valor a sus entornos, que tienen una labor social imprescindible para el desarrollo socio-económico, etc, etc, etc.

Basta ya de ser tan rastreros, hay que ser mas responsables, porque seguramente no te gustaría que a tí te tratasen de esta misma forma. “Ponte en los zapatos del otro”

Un saludo

El político que no es político


Cada día me surgen más dudas, no entiendo tantas de las cosas que están sucediendo en esta sociedad, que cada vez veo que como seres humanos nos estamos degradando de una forma silenciosa y desapercibida.

Hace unos días recordaba una reflexión, no se de quién, pero por las redes sociales, donde se veían a los niños jugando en la calle, las familias por las noches sentadas en las puertas de sus casas con los vecinos, hacían sus tertulias, le “hacían trajes a medida”, así se decía cuando hablaban y criticaban a otras personas, pero se convivía de otra forma, la relación personal era cercana, de cara a cara, donde la sonrisa, el enfado y la empatía se tocaba. Hoy vivimos con el móvil, tecleando pero sin percibir esas emociones naturales. Sí, pienso que este nuevo estilo de vida nos va degradando tanto que no somos capaces de darnos cuenta de tantas cosas.

Me siento triste, avergonzado, estupefacto y otras tantos calificativos, cuando veo nuestra actitud en tantos escenarios. Veo grupos de redes sociales, donde la calumnia, el insulto, el desprecio y un largo etc…, premia ante una buena crítica constructiva, donde todo va con el sentido de dañar a alguien y normalmente con otras intenciones personales que prevalecen a lo que decimos.

No hablemos de la política, ¡ufff!, aquí sí es verdad que veo tanta y tanta degeneración que no seré capaz de entender nunca a qué nivel se ponen ciertas personas. Lo mismo de aquí sale el primer libro que me gustaría escribir, ya tengo el título, ahora me falta el tiempo y la inspiración. Estamos construyendo un sistema que es INSOSTENIBLE, donde la empresa privada es castigada, donde depende de muchos factores para poder subsistir, donde cada vez se ve mas presionada con infinidad de gravámenes y donde cada vez mas se convierte en “La Gran Incomprendida”. Mientras tanto la empresa pública es la mas mimada, la que no tiene que luchar por poder sacar su cuenta de explotación de forma positiva porque juega con dinero público, si, el de todos los contribuyentes que parece que nunca se acaba, porque si falta, se saca de otras partidas o de mas impuestos o tasas, mientras tanto la Pequeña y Mediana Empresa sufre las consecuencias, dónde cada día cierran y desaparecen negocios familiares que con toda la ilusión, esfuerzo y RIESGO, montaban sus negocios, contrataban a gente, que además se hacían parte de sus familias, porque la relación era tan estrecha que no había en sí esa figura de jefe-empleado.

Que sociedad mas increíble sería donde las personas nos comportásemos de forma razonable, donde los VALORES con mayúscula imperasen sobre todas las cosas, donde la EMPATIA con las demás personas sea verdadera, donde el convivir con tus amigos y familia no sea a través de los dispositivos electrónicos, sino  que con una cerveza y una reunión de las de verdad, con esos abrazos que tan buena medicina es para todo.

Que bonito sería tener políticos que realmente entrasen a la política con el único fin de dar solución a los problemas reales de los ciudadanos y no para asegurarse puestos o sueldos que a veces, son para vivir del cuento, que bonito sería que tuviésemos verdaderos Gestores dirigiendo las Entidades Públicas que son de todos los ciudadanos y que mirasen por ellas como si de sus negocios o casas fuesen. Que bonito sería tener un sistema donde se establecieran realmente los cargos y puestos de trabajo necesarios y no se creasen tantos y tantos falsos puestos y organismos innecesarios, y que se tratasen como realmente se trata en la empresa privada, sin tantos sueldos vitalicios, sin tantos derroches que se hacen para vivir como Dioses con el dinero de todos, ¡Qué Bonito seria…!.

Por eso yo me defino y siento como ese político que no sabe de política, pero sí cree saber de algo más importante, de justicia, de sentido común, de honestidad, y por supuesto, de ser PERSONA.

Me encantaría que nuestros hijos viviesen esos tiempos de ayer, en donde los valores que nos transmitían nuestros padres, eran valores para que en la vida, fuésemos personas, hoy día veo el egoísmo, la envidia, el odio, el egocentrismo muy establecido en las personas, eso no son valores, donde el esfuerzo no vale para nada, pero si me lo merezco todo, donde se esta creando cada vez mas desigualdad.

Dejemos de mirar mas hacia dentro y veamos a nuestro alrededor.

Qué importante es mirar para adelante, pero qué tan importante es mirar por el espejo retrovisor, para no cometer errores que cometimos en el pasado.

 

Miguel Angel Fernández

El político que no es político