Balance final


Balance de estos dos últimos años, en los cuales hay muchas historias para contar.

Hace dos años, tomé el relevo de la Asociación de Empresarios, Comerciantes y Autónomos de Maracena, de la mano de mi antecesor Antonio Garrido, el cual deja el cargo por su jubilación, un 13 de diciembre de 2018 soy propuesto para ostentar dicho cargo.

La gran responsabilidad que en ese momento recojo, con el cariño de todos los socios y fuerzas vivas de nuestra ciudad hacen que realmente viva una noche muy agradable, pero con el amargor de que el día siguiente, es para mí un día muy marcado, por la perdida de uno de mis pilares fundamentales de mi vida, “Mi Padre”.

Ese día tenía previsto acercarme a visitarlo, a contarle mis penas y mis alegrías, pero antes de poder hacer mi principal propósito ese día, sufro un grave accidente, el cual me ha dejado bastantes secuelas, marcando de nuevo otro antes y después de mi vida, otro mas.

A partir de aquí, mi vida vuelve a sufrir un brusco cambio de nuevo, como pasa ante cualquier crisis, a mí me ha vuelto a cambiar la vida. Tras varias semanas en el hospital y algunas que otras intervenciones, salgo del hospital, y mi primera visita, era la que dejé ese maldito 14 de diciembre pendiente, fecha que ya se me ha quedado grabada doblemente.

A partir de ahí con una larga recuperación, pero con el apoyo y un cariño descomunal de toda la gente de mi entorno, empiezo a distraerme con el cargo y la responsabilidad que se me había cedido, la de cuidar, enriquecer y hacer grande al tejido comercial y empresarial de Maracena, a la cual empiezo a dedicar el tiempo que el accidente me ha robado para dedicarle a mi negocio.

Hoy tengo que decir que esta Asociación es muy Especial, porque está conformada por un grupo de personas que son un ejemplo a seguir, donde recuerdo mis tiempos de niñez en los que la Ciudad de Maracena era un ejemplo de solidaridad y de unión de su gente. Esta gran familia que hoy formamos ECAMA han hecho que me sienta mas comprometido con mi cargo y funciones, porque mi mayor recompensa en estos años, ha sido sin duda el cariño y el apoyo de mi gente.

Volviendo al balance de estos dos años, el primero pasa entre mi recuperación y rehabilitación y mi dedicación casi por completo a hacer crecer un 125% el número de socios, a seguir luchando por nuestro comercio, por nuestras empresas y autónomos. Empezamos ese 2020 lleno de proyectos y de ilusión, donde los indicadores marcan la recuperación de un sector muy dañado y herido.

2020, vaya fecha, la cual quedará para los anhelos de la historia, fecha que con este maldito demonio llamado COVID-19, ha destrozado millones de familias, ha truncado miles de vidas de forma directa, y otras muchas de forma indirecta, porque ¿cuantas vidas se está llevando en otras circunstancias?, la otra gran pandemia que empieza con la salud mental de las personas.

Las PYMES vuelven a sufrir otro fuerte revés, si cabe mas brutal que las anteriores crisis, pero aun mas por ser tan incierta, ya que no es una crisis ni económica ni bursátil, es sanitaria, pero que gravemente destroza la economía de nuestra empresas.

A esto se une el mal ambiente político que se vive a nivel nacional, no hablo ni de unos ni de otros, porque siento que el total de nuestro espectro político no esta a la altura, a esto se une la incertidumbre de políticas económicas que mas que ayudar, pienso que son mas destructivas en estos momentos, donde se habla de subidas de impuestos, se ve la persecución del empresario como el enemigo a batir, sin tener en cuenta que es la única fuente de creación de empleo, además de mover el consumo para poder volver a retomar un sistema económico viable, es decir, todo lo contrario que se debe hacer para reactivar cualquier economía.

Es algo que no me gusta mencionar, la política, pero es cierto que a nivel nacional dejan mucho que desear, pienso que a nivel local los buenos políticos son aquellos que hacen políticas propias y pensadas realmente por y para su entorno, por su gente mas cercana, sin guiarse por ideologías que llevan a separar a las personas, a infundir odio y a confundir a aquellas personas sin capacidad de pensar y razonar en base al sentido común. Sí, sentido común es lo que se necesita en estos momentos. Mi sentido común me dice que tengo amigos de todos los colores y de todas las ideologías, mi sentido común me dice que ante todo están las relaciones humanas y la libertad de poder vivir los unos con los otros, sin importar políticas, religiones o cualquier circunstancia.

Sentido común

Ahora más que nunca, tenemos que hacernos fuertes, como solo los hombres de hierro pueden hacer. Debemos volver a reinventarnos, volver a recuperar la ilusión, que con la que nos está cayendo es bien complicado, pero ahí estamos.

Dos años complicado en mi vida, pero haciendo que esta otra familia que tengo, ECAMA, siga siendo grande, siga haciendo que entre todos unidos podamos afrontar mas fácilmente la batalla que se nos presenta.

Vamos a terminar este bonito número que es 2020, pero que tan canalla ha sido para la humanidad, vamos para un 2021, que parece una fecha como las de las películas de ciencia ficción que veía en mi juventud. Sin duda como siempre se suele hacer, se expulsa un año con la ilusión de mejorar en el próximo. Sin duda así lo haremos, pero con los pies en el suelo y siendo sensatos, no cabe dura que nos espera un 2021 con muchas incertidumbres e incógnitas que resolver.

Sin duda ahí estaremos, venceremos y afrontaremos lo que nos venga, hasta que el cuerpo aguante, pero si me gustaría terminar esta reflexión con un llamamiento a nuestro entorno, sociedad, fuerzas políticas y a todo ser con capacidad de razonamiento, no vale el lamentarse, no vale con echar la culpa de lo que nos pasa a otros, solo vale mirar para adelante y que sea lo que tenga que ser, pero si es cierto, que entre todos podemos hacer que esta pesadilla acabe o sea un mal sueño leve, la sociedad unida en todos los aspectos es la única vacuna que esta pandemia necesita, porque sin nuestro apoyo entre nosotros mismos y a nuestras pequeñas empresas y comercios, esto, puede ser mucho peor de lo que nos imaginamos.

De la conducta de cada uno, depende el destino de todos

Animo y vamos a por este 2021, que seguro que entre todos haremos que sea un buen año.

Crónica de un drama anunciado


Domingo 8 de noviembre de 2020, el mundo es azotado por un enemigo invisible, el cual ha originado un daño inaudito. Estamos viendo cómo muere gente día tras día, sin distinción de edades, ideologías, patologías o sexos, pero además ha destruido la economía, de momento hablaré de la nuestra, la española.

Empecemos a analizar el problema base, hoy llegan nuevas restricciones en Andalucía, especialmente duras para mi ciudad, Granada. Resulta que son necesarias, para nada las pongo en duda, pero si me gustaría hacer esta pregunta, ¿se deberían haber tomado antes?.

Las decisiones se están tomando con criterio político y no científico, primer error, además de que bajo mi opinión, es un criterio que no es objetivo, enfocado en la mayoría de las veces en las rentas políticas que puedan causarse. Otro de los graves errores, es que mientras que la comunidad sanitaria se encuentra desbordada, doblando turnos, dejándose la piel, las personas que tienen que velar por el bienestar de la ciudadanía, se encarga de pelear, desproticarse los unos a los otros, peleando de si el español debe dejar de ser el idioma prinicipal de España, madre mía, pero la gente muriendo, los sanitarios dejándose la piel, y la Pequeña Empresa, si, la PYME, que supone el 99,2% del tejido productivo de este país se está muriendo.

Resulta que no hay políticas para ayudar a la PYME, resulta que no hay suficientes ayudas para una situación extremadamente Crítica, eso si, para subirse sus señorías los sueldos, Si, para subir los impuestos en estos momentos que los negocios están cerrando y agonizando, Si. Para aumentar el gasto público sin sentido, Si.

Por mi parte lo tengo claro, ahora más que nunca, aunque creo que siempre he tenido mi ideas claras. Aquí los autónomos y pequeños empresarios somos los que tenemos que tomar cartas en el asunto, porque “somos el burro de los palos”, pero somos los que seguimos tirando del carro. Ahora mas que nunca debemos seguir unidos, intentar trabajar en la medida de lo posible con nuestras instituciones mas cercanas, que en definitiva son los que conviven con nosotros y en cierto modo ven nuestra realidad de forma más cercana.

Es cierto que el miedo, la ansiedad se apodera de nosotros, pero no ganamos nada, solo hace que nos bloqueemos, y ahí esta nuestra fuerza y superpoderes, si, superpoderes, porque esta claro que los Autónomos y Empresarios son Superhéroes, aunque muchos los quieran demonizar.

Solo decir que ¡Animo!, que la gente que tenemos equipos de personas, traslademos en la medida de lo posible un estado de tranquilidad a nuestros equipos, y mas que nunca, ahora debe haber mas unión en todos los sentidos, empleados con jefes, clientes y empresas, administraciones con criterio, acercarse a su ciudadanía, porque algo tengo claro, si no nos unimos y vamos en el mismo sentido, esto pinta mal.

Mi mas sincero apoyo, esto será algo que tendremos que contar como algo pasado, porque no hay mal que cien años dure. Y como digo, la vacuna para este virus es la “Social”, está en nuestras manos el curar las heridas que esta pandemia está dejando a nivel social, Juntos podremos salir adelante.

¡Ánimo!

Seremos tan fuertes como unidos estemos, y tan débiles como lo divididos que estemos

SOS, Vacuna Social


Maldito año 2020, cambiaste la vida del planeta con un bichito llamado Coronavirus, el cual trajo una pandemia asesina, que no solo se ha llevado vidas la enfermedad, sino que esta quebrando la economía, que también esta segando vidas de otra forma, algunas por suicidios, enfermedades que nacen ante situaciones desesperantes, pero también ha creado esa crisis social que tiene consecuencias muy importantes.

Pero como siempre, ante una situación dramática, hace que se cree un punto de inflexión y analicemos él antes y después.

Nos llevó a plantearnos el funcionamiento del sistema sanitario, a valorar a los profesionales de verdad, con un papel imprescindible como son los médicos y sanitarios, fuerzas de seguridad, trabajos fundamentales para el desarrollo y funcionamiento de la sociedad, la importancia del Pequeño Comercio y las Empresas de Cercanía, el funcionamiento de los distintos organismos, etc, etc…

Pero todo se olvida, el ser humano tenemos la facilidad de olvidar rápido y volver a pensar de forma egoísta, y todas esas personas que han dado su vida, literalmente, ya no son aplaudidos, recordados, venerados, pero lo peor de todo, reconocidos socialmente y laboralmente.

Está claro que vivimos una crisis coyuntural, no es una crisis sistemática, algo que hace que sea impredecible por su posible comportamiento, no es una crisis financiera, no está ocasionada por el sistema bancario o bursátil. Pero si está claro que va a tener consecuencias, ojalá me equivoque y se equivoquen los gurús expertos, pero va a tener consecuencias muy complicadas.

Ahora mas que nunca se deberían tomar medidas de verdad, se debería tomar conciencia en arreglar un sistema averiado, corrupto, insostenible, ineficaz, etc…

Se habla de subir impuestos ya, al 25% el  IVA, entre otros, ¿pero esta es la solución real?. Diría que hay que fomentar la industria en general, fomentar el consumo, fomentar el trabajo y consumo en las empresas de cercanía, que son las que producen trabajo y crean riqueza en su entorno. Analicemos el tipo de industría

a)Industrias de Base: Son aquellas que inician el proceso productivo, transformando materia prima en productos semielaborados que utilizan otras industrias para su transformación final. Por ejemplo la Siderurgia, que transforma el mineral de hierro en acero, que será utilizado por otras industrias en la fabricación de bienes de consumo o equipo.

b)Industrias de bienes de equipo: Son aquellas que se dedican a transformar los productos semielaborados en equipos productivos para equipar las industrias, esto es fabricación de maquinaria, equipos electrónicos, etc.

c)Industrias de bienes de consumo: Son aquellas que fabrican bienes destinados al uso directo por parte del consumidor (textiles, productos farmacéuticos, electrodomésticos, etc.)

Pero por desgracia existe una industria de la que nadie habla y se desconoce por completo, una industria que es un lastre importante para cualquier economía, pero que por desgracia, en España es de un tamaño brutal, “La Industria Política”, un motor de mover dinero brutal, dinero mayormente público, donde tiene un coste que ya es insostenible por los ciudadanos y tributantes, si, tributantes, porque no todos tributan. Esta industria no debería tener ni un solo céntimo de financiación de dinero público, 0€ de los ciudadanos. Industria que con puestos de favor y enchufes han colocado al país con el número de puestos de trabajo públicos superior al de sector privado. ¡ESTO ES INSOSTENIBLE E INVIABLE!

Ahora más que nunca hay que aliviar la carga fiscal y burocrática a las empresas y a los trabajadores, que con sus impuestos sostienen este Iceberg.

Ahora mas que nunca hay que sacar a flote a esas empresas que están ahogadas por un sistema asesino.

Mi receta médica la tengo clara, pero por supuesto ¿quién le pone es cascabel al gato?

  1. Bajada de Impuestos, sobre todo el IVA, no es de recibo que casi una cuarta parte de lo que se consume sea impuesto, no es lógico.
  2. Facilitar a las Empresas, Emprendedores y Autónomos su desarrollo y la facilidad para crear puestos de trabajo.
  3. Eliminar o adelgazar esa industria política.
  4. Es cierto que no se puede dejar a nadie en situación de indefensión por no tener trabajo, pero tengo claro que no se pueden regalar ayudas o sueldos como se está haciendo. Creo que sería justo el dar a los necesitados, no una ayuda, pero si un sueldo a cambio de trabajos muy necesarios. Casi seguro que muchos de los que solicitan esas ayudas gratuitas no las pedirían, porque estoy seguro que hay mucha gente que solo va a aprovecharse.

Esto tendría consecuencias importantes en nuestro mal trecho sistema.

  1. Desaparecería mucha economía sumergida.
  2. Se fomentaría el consumo.
  3. Se crearían puesto de trabajo, lo que aliviaría las cargas a las arcas del Estado, no solo quitando subsidios y ayudas, sino con ingresos.
  4. Se crearía más bienestar a los ciudadanos, que seguro podrían llegar a final de mes y quizás hasta ahorrar, donde hoy la mayoría de criaturas no llegan a mitad de mes.

Pensemos con la cabeza, usemos el sentido común, pensemos en nuestros descendientes, construyamos un sistema verdaderamente equitativo, honesto y sobre todo justo.

Me quedo perplejo cuando veo países que tienen un sistema como el que mas o menos deseo, me invade de tristeza el ver como seres queridos se van a esos países a buscarse la vida y buscando un bienestar que no pueden conseguir en su país, alejándose de sus familias y seres queridos.

“Las crisis no son divertidas, pero son muy buenas profesoras.”

Aprendí a comprar


Algo que ha traído esta pandemia, es un gran aprendizaje. Cuando me encuentro con gente y amigos, observo el gran cambio que hemos hecho en los hábitos de compra.

Antes el desenfreno, la vida de estrés, nos creó una serie de hábitos, que no digo que sean malos ni buenos, pero a mí personalmente no me gustan, era él ir a comprar a grandes superficies para echar el rato.

Hoy, después de estos meses, hemos descubierto que la tienda de cercanía, la de
barrio de toda la vida, tiene productos mas frescos, mas caseros, con sabores que desde mi infancia no recordaba, cuando todo la alimentación se compraba en la tienda de barrio. Claro, ahora comparas con lo que compramos normalmente y compruebas que todo lo que viene de fabrica y hacen en cadena, que a veces dudas de lo que comes.

Que decir de esos comercios que venden otro tipo de producto, donde garantizan la seguridad de todos los protocolos que hoy son obligatorios, que dudo que en grandes superficies se cumplan, pero además, estos meses de encierro hacen que la relación humana sea un regalo del cielo, el poder hablar con gente, el poder comprobar la amabilidad, la empatía y el humanismo en general.

También siento tristeza, por algunos comportamientos, ayer comentaba el panadero que reparte en mi bloque, la cantidad de clientes que le han salido mientras estaba el encierro, que nunca se han acordado de él, y ahora que hay mas libertad, lo dejan tirado, después de dos meses que se ha volcado en dar un servicio, a los que nunca le compraban, y ahora se olvidan de él de nuevo, el egoísmo del ser humano a veces también sale y no nos damos cuenta del daño emocional que causamos.

Pero en general sí es cierto el valor que se le está dando al comercio de cercanía, donde se ve la importancia que tiene en las ciudades, haciendo que tengan vida, con los comercios, escaparates, luces, gente paseando.

Ahora, mas que nunca, no dejes morir a tu tienda de barrio, que se note el sentido de responsabilidad, de colaboración, de civismo, de solidaridad. Porque tenemos que tener claro que la economía solo la podemos levantar apoyando al pequeño comercio y la pequeña empresa.

“Ahora mas que nunca, tu gente y tu comercio, te necesita”

Mantengamos nuestras ciudades con vida, compra en el comercio de cercanía. Ten sentido común.

¡Está en nuestras manos!

La importancia de la FP


Ayer, tras mi salida para andar por la tarde, me llamo la atención la conversación de dos señoras, mayores de unos 70 años. Al pasar al lado de ellas escuché el comentario de que es una pena la juventud, porque antes existía la figura de aprendiz y salían con un trabajo y una profesión.

Eso me llevo a recordar mis comienzos, cuando estudiaba electrónica, estando en la FPI, la cual antes eran dos años y pasabas a FPII que eran otros tres años, pero con todas las asignaturas de un bachillerato, además de la profesión que estudiabas, me acuerdo que empecé a trabajar por mi cuenta con unos compañeros de estudios, pero  claro, recuerdo que intenté reparar un video, de los mas complicados que existieron para reparar, Grundig VS300, no se me olvida, Ante la ignorancia de como meterle mano, me atreví a acercarme al SAT Oficial de la marca, y tras preguntarle y dejarle que me lo reparase, pagando por supuesto su tarifa, recuerdo que le propuse a este hombre, si necesitaba a alguien para trabajar, y me dijo que no, pero le dije, trabajar gratis. Asombrado me pregunta, ¿qué?, y le respondí, quiero trabajar para aprender, estoy estudiando electrónica y no quiero cobrar, solo aprender.

Estuve algunos años con Paco, que es como se llama este hombre, con el cual aprendí verdaderamente la profesión, al cual a día de hoy le agradezco esa enseñanza. Efectivamente no cobré nada, me costeaba el autobús con mis trabajitos y con lo que mis padres me ayudaban.

Terminé mis estudios de Electrónica, y sobre la marcha comencé a trabajar, y aunque este feo decirlo, pero si es cierto que estaba bastante mas preparado que muchos de mis compañeros.

Volviendo a la conversación de estas señoras, donde las canas vuelven a dar la razón a la coherencia.

Es triste cuando veo a ciertos jóvenes que su sueño es, ser “go-go” de una discoteca, otro que cuenta historias por instagram, otros que no le gusta trabajar, que sus padres le mantienen y no necesita trabajar.

Y ahora esto se premia, cuando dicen que se le va a dar a esta gente una paga de 500€ sin dar palo al agua, como se suele decir.

Vivimos una era preocupante, donde no les estamos haciendo un favor a estas generaciones, la importancia de la FP, ahora mas que nunca, la importancia de cambiar el sistema de enseñanza y de acceso al trabajo, la generación “ni-ni”, un verdadero problema para la sociedad y el futuro de nuestro sistema, ya no social, sino que económico.

Grandes nuestras generaciones, de nuestros padres y abuelos, donde los valores en los que se sustentaban han hecho, para mí, de las mejores generaciones.