Confianza


UnknownHay ciertos atributos que son importantes en las personas y sus relaciones, una pareja que no tiene un máximo de complicidad, donde empiezan a nacer secretos entre ambos, donde hay escasez de “Confianza”, me atrevería que es una relación vacía.

En la Empresa pasa igual, donde no hay complicidad entre el equipo, donde hay secretos, envidias, falta de confianza, etc…, mal empezamos o mal terminamos.

Entiendo que si se produce este tipo de acontecimientos hay que aclarar e intentar dar solución a este estado o bien si no se puede reconducir, zanjar la relación antes de que produzca heridas incurables.images

Si tenemos dudas ante lo que acontece, aclaremos lo mas rápido posible y eliminemos las incertidumbres que se generan, y que pueden llevar a algo más complicado y doloroso.

Es duro, complicado y en un momento dado puede ser doloroso, por eso deberíamos todos enfrentarnos a la realidad. Y entender antes de todo, que con secretos, desconfianzas y envidias no se avanza ni se construye, además de envenenarnos mentalmente y moralmente.

8 errores fatales en la empresa


Efectivamente, estos son los 8 errores que hacen que las empresas cojan el camino del suicidio,y es justo lo contrario que debe hacer un empresario. Pasamos a enumerarlos:

Riesgo – Sin riesgo hay monotonía, el riesgo hace que todos los sentidos del empresario estén despiertos.

Flexibilidad – Ser inflexible no es más que ser incapaz de adaptarse a las distintas situaciones que se presentan.

Comunicación – Aislarse es hacerse invisible.

Vulnerabilidad – No sentirse infalible, pues no somos dioses, ni somos perfectos.

Legalidad – Lo ilegal y la trampa hacen daño en todos los sentidos.

Capacidad de analizar, reflexionar y actuar. Son los motores que hacen que la empresa se mueva y rectifique posibles errores.

Exceso de confianza: Es igual que andar con una venda en los ojos, y por tanto es igual a poder colisionar en cualquier momento.

Reducir trámites – El exceso de la burocracia nos hace ineficaces.

El futuro hay que verlo con precaución, ilusión y entusiasmo, pero nunca con miedo.