8 errores fatales en la empresa


Efectivamente, estos son los 8 errores que hacen que las empresas cojan el camino del suicidio,y es justo lo contrario que debe hacer un empresario. Pasamos a enumerarlos:

Riesgo – Sin riesgo hay monotonía, el riesgo hace que todos los sentidos del empresario estén despiertos.

Flexibilidad – Ser inflexible no es más que ser incapaz de adaptarse a las distintas situaciones que se presentan.

Comunicación – Aislarse es hacerse invisible.

Vulnerabilidad – No sentirse infalible, pues no somos dioses, ni somos perfectos.

Legalidad – Lo ilegal y la trampa hacen daño en todos los sentidos.

Capacidad de analizar, reflexionar y actuar. Son los motores que hacen que la empresa se mueva y rectifique posibles errores.

Exceso de confianza: Es igual que andar con una venda en los ojos, y por tanto es igual a poder colisionar en cualquier momento.

Reducir trámites – El exceso de la burocracia nos hace ineficaces.

El futuro hay que verlo con precaución, ilusión y entusiasmo, pero nunca con miedo.

¿Es correcta la enseñanza de hoy?


 Vivimos tiempos en lo que todo nos parece poco para nuestros hijos, ¿pero estamos haciendo lo correcto?.

Empezando por la educación de los padres, y siguiendo por el sistema de educación que tenemos en nuestro país, estamos creando la ya denominada generación «NI NI». Este afán de hacerlo todo fácil, de no enseñarles sus obligaciones, de no hacerles trabajar ni utilizar las neuronas, es un grave perjuicio que estamos haciendo con la juventud.

Tanta facilidad y protección hace que muchos jóvenes acaben frustados al entrar en la  vida real, cuando se encuentran que todo lo que le hemos inculcado y protegido, no es la realidad.

El sistema educativo que tenemos hoy es verdaderamente erróneo, la facilidad de pasar de cursos con todos los suspensos del mundo, que luego se hacen irrecuperables, porque si no he podido en su tiempo a sacar un curso, ¿cómo puedo sacar dos o mas?. Si además se obliga al profesorado a que suban el nivel de notas, ya que somos el «culo de Europa», y lo hacemos sin mas remedio que pasando la mano.

Si además hay un nivel altísimo, que también destacamos en esto, de abandono, esto es ya el remate.

Me gustaría que esto sirviese para recapacitar a todo el mundo, hagamos verdaderos hombres y mujeres, que se profesionalicen de verdad, que podamos subir puestos en el nivel de preparación en Europa. Y por supuesto, que no se les cree un problema al incorporarse al mundo real.

Veamos a nuestros vecinos alemanes y franceses, y analicemos que hacen mejor que nosotros, porque nos llevan tanta ventaja en este sentido.

Inculquemos a nuestros jóvenes los valores de «esfuerzo y responsabilidad», nos lo agradecerán en el futuro, y nos veremos mas satisfechos de crear a personas de verdad.

 No es mejor hacerles fácil y cómoda la vida, para que luego se encuentren con una realidad que nos hemos encargado de esconderla.

Así, ¿dónde vamos?


 Hace unos días, leía un artículo de un amigo, en el cual comentaba algo que no es la primera vez que oigo, y que viviendo lo que estamos viviendo en estos momentos, me parece una verdadera aberración, irresponsabilidad, y verdaderamente, una barbaridad.

Disculpad mi indignación, pero el que se diga que trabajar 8 horas es explotación laboral, con el sistema que tenemos montado, es una barbaridad. Las pequeñas empresas y autónomos las estamos pasando canutas, hoy día del trabajador, yo he tenido que estar trabajando para ver como puedo sacar mi empresa adelante, haciendo filigranas para poder atender mis compromisos de pago, y el poder mantener a mi gente.

Como dice este amigo, ¿no deberíamos reclamar al gobierno que nos están explotando laboralmente para recaudar los impuestos?. ¡Venga por favor!, mientras que las empresas nos las vemos y las deseamos para sobrevivir, esta gente vive como Dioses, y no explican la realidad económica, o al menos toda, al ciudadano.

O se cambia el sistema, o esto no tenderá a mejorar, no puede ser que se gaste el dinero de la forma que se está gastando, mientras que las familias, las empresas, y la gente en general, lo está pasando mal. ¿Donde va el dinero que nos recaudan nuestros gobernantes?, ¿en que se invierte?.

 Si realmente se gestionara el dinero como se debiera, no tendrían que estrujarnos cada vez mas. A la pequeña empresa y a los autónomos se les daría mas vida, y se crearía mas empleo, que recordemos que el 85 % del trabajo viene por esta vía.

Se está estableciendo una cultura verdaderamente dañina para España, la cultura del mínimo esfuerzo, cuando se necesita mas que nunca el arrimar el hombro, la creatividad, la innovación, el trabajo en equipo, y por supuesto tener ganas de hacer cosas, pasión por lo que hacemos.

¿Por qué Francia y Alemania llevan otro ritmo?, ¿por qué basan los sueldos a la productividad?. Porque realmente debemos vivir de lo que se produce, y no de lo que producen otros.

Cambiemos el sistema, la mentalidad, y pintaremos otro panorama.

Como ayudar a crear Empleo


Como decía un buen amigo mío, aunque miremos hacia adelante, de vez en cuando, tenemos que mirar por el espejo retrovisor.

Está claro que estamos viviendo una situación mas complicada de lo normal, pero debemos aprender de todo esto, sacar lo positivo, que aunque parezca que no lo hay, siempre se encuentra algo que no es tan negativo como lo parece.

Me gustaría plantear un problema, sencillo y fácil de comprender. Imaginemos que todos nos encerramos y dejamos que nos ahogue la desesperanza, hundiéndonos cada vez mas en la depresión, ¿que pasaría?. Sencillamente, nada

Tenemos que verlo desde diferentes perspectivas, ya que no se interpretan las cosas de la misma forma, dependiendo desde donde mires.

Está claro que las cosas parecen estar cada día mas difíciles, entre el incansable acoso periodístico con noticias bastante mas que pesimistas, entre la clase política que tenemos en nuestro país, que mas que buscar soluciones, buscan como desprestigiar a sus contrincantes, y la falta de confianza que nos crean estas variables, hacen que la situación parezca mas negra de lo que puede ser.

Deberíamos meditar en nuestras acciones diarias y rutinarias, y ver la realidad desde otro punto de mira. 

El otro día salía una noticia en la cual se decía que el 85 % aproximadamente del mercado laboral, era sostenido por la pequeña y mediana empresa. ¿Y por que la castigamos tanto?. ¿Por qué no le mostramos el apoyo necesario para que este motor de generar empleo, siga produciéndolo?

Realmente, no le estoy echando solamente la culpa a las administraciones, gobierno o a quién primero se me ocurra, también se la echo al ciudadano de pié. Resulta que nos empezó la fiebre de la gran superficie, la mayoría de capital extranjero. Pensemos en las ventas que genera uno de estos centros, veamos que personal puede tener en plantilla, pensemos que esa venta repartida en pequeñas y medianas empresas, que además de dar un servicio bastante mas exquisito, que además de que no hay diferenciales de precio y en la inmensa mayoría de los casos son mas baratas las tiendas de barrio, se produciría diez veces mas puestos de trabajo.

Cuando estamos parados, vamos buscando trabajo en primer lugar a nuestros comercios vecinos, que conocemos, pero no caemos en que ese trabajo se produce cuando ese comerciante genera unas ventas y beneficios, que en la mayoría de los casos se lo damos a esas moles.    

Debemos volver a cambiar el chip, y aunque se está empezando a hacer, algunas veces de forma egoísta, como he escuchado en innumerables ocasiones, yo le compro a este por si tengo algún problema. ¿Que queremos decir con esto?, ¿que vamos solo para las duras?, ¿que las maduras son para los que no aportan riqueza en empleo?.

Echemos unos minutos de análisis a esto que he comentado, y por favor, no nos olvidemos de los pequeños empresarios que luchan día a día sin apoyo por parte de las administraciones, que cada día ponen mas trabas, tanto burocráticas, como físicas, cuando quitan aparcamientos, cuando por cualquier buscan la forma de poder sancionarlos, cuando no hacen mas que perseguir al pequeño empresario, y al verdadero ilegal lo van dejando campar a sus anchas. La tienda del chino que no cumple horarios, que no cumple normativas europeas, ni de calidad. Realmente haciendo una competencia desleal a mas no poder.

Por eso volvamos la vista atrás, veamos que cuando no había tanta burocracia, que cuando no existían estas moles comerciales, y vivía la gente de otra forma, no teníamos estos problemas que estamos viviendo hoy. Volvamos a darle la confianza al verdadero profesional que «Nos Asesora», «Nos Ayuda» y lo mas importante, «NOS ESCUCHA»,  además de CREAR EMPLEO

Perdonad que haya estado desaparecido un tiempo, y por favor, reflexionemos, apoyemos al pequeño comercio, que es el que nos podrá sacar de este agujero.

¿Jefe o líder?


 

Un jefe puede ser líder, pero un líder no necesita ser jefe.

Tiempos revueltos, traen cambios, y en las empresas deben hacerse desde los directivos hasta el resto del equipo. Son tiempos en los que debemos colgar el traje y la corbata, vestirse de sport y arremangarse.

El directivo debe empezar a dar ejemplo, acercarse mas a su equipo, tendiendo lazos de cercanía, que den confianza y sirvan para estimular la creatividad de todo el equipo, buscando nuevas líneas de negocio.

Hoy día, hay que ser mas líder que jefe, y mejorar el sistema de comunicación entre todos los niveles de la empresa, una buena comunicación ascendente será un pilar básico para afrontar estas aguas revueltas.

Al jefe se le obedece, pero al líder se le sigue. Los directivos deben estar mas cerca de las personas que componen los equipos, y deben empezar a darse cuenta que las empresas que funcionan, están compuestas por «personas».

Hay que fomentar la creatividad, y para eso los directivos tienen que reinventarse.

Se debe estar mas cerca que nunca de los trabajadores, y estos a su vez con sus directivos, o se hace una piña, o la «situación» que atravesamos nos pasará factura a ambas partes. Por favor no perdamos tiempo, unamos fuerzas y luchemos contra la apatía, la ignorancia y la rutina.

Salgamos de la zona de Confort, y hagamos cosas que nos hagan mejorar a todos. Nada cambiará si no cambiamos lo que estábamos haciendo.