Aprendí a comprar


Algo que ha traído esta pandemia, es un gran aprendizaje. Cuando me encuentro con gente y amigos, observo el gran cambio que hemos hecho en los hábitos de compra.

Antes el desenfreno, la vida de estrés, nos creó una serie de hábitos, que no digo que sean malos ni buenos, pero a mí personalmente no me gustan, era él ir a comprar a grandes superficies para echar el rato.

Hoy, después de estos meses, hemos descubierto que la tienda de cercanía, la de
barrio de toda la vida, tiene productos mas frescos, mas caseros, con sabores que desde mi infancia no recordaba, cuando todo la alimentación se compraba en la tienda de barrio. Claro, ahora comparas con lo que compramos normalmente y compruebas que todo lo que viene de fabrica y hacen en cadena, que a veces dudas de lo que comes.

Que decir de esos comercios que venden otro tipo de producto, donde garantizan la seguridad de todos los protocolos que hoy son obligatorios, que dudo que en grandes superficies se cumplan, pero además, estos meses de encierro hacen que la relación humana sea un regalo del cielo, el poder hablar con gente, el poder comprobar la amabilidad, la empatía y el humanismo en general.

También siento tristeza, por algunos comportamientos, ayer comentaba el panadero que reparte en mi bloque, la cantidad de clientes que le han salido mientras estaba el encierro, que nunca se han acordado de él, y ahora que hay mas libertad, lo dejan tirado, después de dos meses que se ha volcado en dar un servicio, a los que nunca le compraban, y ahora se olvidan de él de nuevo, el egoísmo del ser humano a veces también sale y no nos damos cuenta del daño emocional que causamos.

Pero en general sí es cierto el valor que se le está dando al comercio de cercanía, donde se ve la importancia que tiene en las ciudades, haciendo que tengan vida, con los comercios, escaparates, luces, gente paseando.

Ahora, mas que nunca, no dejes morir a tu tienda de barrio, que se note el sentido de responsabilidad, de colaboración, de civismo, de solidaridad. Porque tenemos que tener claro que la economía solo la podemos levantar apoyando al pequeño comercio y la pequeña empresa.

“Ahora mas que nunca, tu gente y tu comercio, te necesita”

Mantengamos nuestras ciudades con vida, compra en el comercio de cercanía. Ten sentido común.

¡Está en nuestras manos!

La importancia de la FP


Ayer, tras mi salida para andar por la tarde, me llamo la atención la conversación de dos señoras, mayores de unos 70 años. Al pasar al lado de ellas escuché el comentario de que es una pena la juventud, porque antes existía la figura de aprendiz y salían con un trabajo y una profesión.

Eso me llevo a recordar mis comienzos, cuando estudiaba electrónica, estando en la FPI, la cual antes eran dos años y pasabas a FPII que eran otros tres años, pero con todas las asignaturas de un bachillerato, además de la profesión que estudiabas, me acuerdo que empecé a trabajar por mi cuenta con unos compañeros de estudios, pero  claro, recuerdo que intenté reparar un video, de los mas complicados que existieron para reparar, Grundig VS300, no se me olvida, Ante la ignorancia de como meterle mano, me atreví a acercarme al SAT Oficial de la marca, y tras preguntarle y dejarle que me lo reparase, pagando por supuesto su tarifa, recuerdo que le propuse a este hombre, si necesitaba a alguien para trabajar, y me dijo que no, pero le dije, trabajar gratis. Asombrado me pregunta, ¿qué?, y le respondí, quiero trabajar para aprender, estoy estudiando electrónica y no quiero cobrar, solo aprender.

Estuve algunos años con Paco, que es como se llama este hombre, con el cual aprendí verdaderamente la profesión, al cual a día de hoy le agradezco esa enseñanza. Efectivamente no cobré nada, me costeaba el autobús con mis trabajitos y con lo que mis padres me ayudaban.

Terminé mis estudios de Electrónica, y sobre la marcha comencé a trabajar, y aunque este feo decirlo, pero si es cierto que estaba bastante mas preparado que muchos de mis compañeros.

Volviendo a la conversación de estas señoras, donde las canas vuelven a dar la razón a la coherencia.

Es triste cuando veo a ciertos jóvenes que su sueño es, ser “go-go” de una discoteca, otro que cuenta historias por instagram, otros que no le gusta trabajar, que sus padres le mantienen y no necesita trabajar.

Y ahora esto se premia, cuando dicen que se le va a dar a esta gente una paga de 500€ sin dar palo al agua, como se suele decir.

Vivimos una era preocupante, donde no les estamos haciendo un favor a estas generaciones, la importancia de la FP, ahora mas que nunca, la importancia de cambiar el sistema de enseñanza y de acceso al trabajo, la generación “ni-ni”, un verdadero problema para la sociedad y el futuro de nuestro sistema, ya no social, sino que económico.

Grandes nuestras generaciones, de nuestros padres y abuelos, donde los valores en los que se sustentaban han hecho, para mí, de las mejores generaciones.