¿Jefe o líder?


 

Un jefe puede ser líder, pero un líder no necesita ser jefe.

Tiempos revueltos, traen cambios, y en las empresas deben hacerse desde los directivos hasta el resto del equipo. Son tiempos en los que debemos colgar el traje y la corbata, vestirse de sport y arremangarse.

El directivo debe empezar a dar ejemplo, acercarse mas a su equipo, tendiendo lazos de cercanía, que den confianza y sirvan para estimular la creatividad de todo el equipo, buscando nuevas líneas de negocio.

Hoy día, hay que ser mas líder que jefe, y mejorar el sistema de comunicación entre todos los niveles de la empresa, una buena comunicación ascendente será un pilar básico para afrontar estas aguas revueltas.

Al jefe se le obedece, pero al líder se le sigue. Los directivos deben estar mas cerca de las personas que componen los equipos, y deben empezar a darse cuenta que las empresas que funcionan, están compuestas por “personas”.

Hay que fomentar la creatividad, y para eso los directivos tienen que reinventarse.

Se debe estar mas cerca que nunca de los trabajadores, y estos a su vez con sus directivos, o se hace una piña, o la “situación” que atravesamos nos pasará factura a ambas partes. Por favor no perdamos tiempo, unamos fuerzas y luchemos contra la apatía, la ignorancia y la rutina.

Salgamos de la zona de Confort, y hagamos cosas que nos hagan mejorar a todos. Nada cambiará si no cambiamos lo que estábamos haciendo.

 

Año Nuevo, Proyectos Nuevos


Empezamos un nuevo año, y como cada principio de ciclo, nos proponemos el mejorar algo, que si quitarse de fumar, el que lo haga, el perder unos kilos, al que le haga falta, etc. etc. etc..

Espero que todos los buenos propósitos se cumplan, y que los malos augurios que hacen economistas, políticos y demás gente pesimista, se quede simplemente en eso, “falsos augurios”.

Eso sí, debemos ser conscientes que debemos estar mas alerta que nunca, que no nos pille el tren, y que nos apretemos algo mas de lo que ya estamos.

Por supuesto debemos de ver y empezar con ilusión, confianza y responsabilidad, no perdamos el tiempo.

Es fundamental que la gente tome la confianza necesaria, sabiendo que el aumento del consumo es favorable para que la economía siga su rodaje, se pierda el miedo que nos invade, y se vuelva a crear empleo. Por supuesto, y no me canso de decirlo, “el comercio tradicional”, es el verdadero motor de la economía, y los macro centros, la mayoría de capital extranjero, que con costes controlados, tienen beneficios espeluznantes, y que crean poco valor, o al menos, no el que necesitamos hoy día.

No perdamos la orientación, y sigamos apostando por un comercio cercano al cliente, que lo mima, lo cuida, lo asesora, y lo defiende ante cualquier problema. Y además, observen, y comprobarán que los precios son incluso mas bajos que en los macro centros, como hemos dicho antes.

Brindo por un 2011, lleno de confianza por todo el mundo, responsable, y lleno de prosperidad.