¿Iniciativa o inercia?


Si esperas a encontrar “tiempo” para alcanzar tus metas, se te pasarán otros diez años. La única forma de conseguir tiempo es creándolo.

Paul J. Meyer

En nuestra rutina diaria, tanto en el ámbito profesional o laboral, como en el familiar o de ocio, nos encontramos con una infinidad de tareas o acciones que debemos, queremos o necesitamos hacer, y muy habitualmente entramos en una rutina que nos lleva a dejar las cosas para otro momento, o esperamos a que alguien nos indique que debemos hacerlas, o peor aún, a que alguien las haga por nosotros.

Aunque parezca mentira, la tendencia de las nuevas generaciones, tienden a no valorar ciertas cosas que son indispensables para el desarrollo de la persona, del profesional, del amigo o compañero. De ahí puede que nazca la tan nombrada generación “nini”, donde desgraciadamente pueden estar nuestros hijos, sobrinos, amigos, etc. ¿Es esto lo que queremos para nuestros seres mas queridos?, ¿creéis que estamos haciendo un bien?, ¿que será de ellos?.

Hay que empezar a inculcar, a enseñar que la inercia no es buena compañera, y buscar la iniciativa. Esta palabra engloba un gran significado, y una enseñanza que debemos inculcar a los empleadores, y por supuesto a los empleados, pero además a nuestros hijos. Esto llevará a que se hagan personas de provecho, independientes y por supuesto personas en su mas amplio significado.

Hoy escribo poco, pero tengo iniciativa de hacer que se oiga mi voz, aún teniendo una mano inutilizada por la rotura de un tendón, pero quiero aprovechar mi tiempo y que sirva para algo.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Quizás mañana no puedas hacerlo.

Gestión del tiempo


No des tiempo al tiempo porque el tiempo no da tiempo al tiempo.

Aprovecha ahora ya que el tiempo, es el único recurso verdaderamente no renovable.

Mi reflexión de hoy va dedicada a algo que consumimos diariamente, y las 24 horas del día, sí, “El Tiempo”, y lo gastamos sin control.

El tiempo, el bien mas preciado, el tiempo perdido, jamás se podrá recuperar.

¿Cuantas veces acabas el día con la sensación de no haber hecho nada? Cuando realmente has echado una jornada sin parar.

El dedicar cinco minutos a planificar nuestras tareas y citas, dedicando cinco minutos a esta tarea, nos reportará el rentabilizar cuatro veces más nuestro tiempo. Es fundamental dedicar al final del día el día siguiente, sabiendo que tenemos que hacer, cuando y como.

Es fundamental dividir las tareas por importancia, dividiéndolas en imperativas y en importantes:

* Imperativas: Son las tareas que hay que hacerlas, si o si, las que no se pueden o deben dejar.

* Importantes: Son aquellas tareas que a pesar de ser importantes, en un momento dado se pueden posponer.

Lo ideal es el darle prioridad a cada tipo de tarea, ya sea imperativa o importante, de forma que gestionemos las mas prioritarias en primer lugar, de forma que si tenemos que dejar alguna, sea la menos importante.

Recomiendo que se use un único sistema de planificación, llámese agenda, planificador o como se quiera llamar, y evitar llevarlo en diferentes sitios, de forma que dispersemos nuestra fuente de información. Y por supuesto centralizar todo en este sistema, notas, ideas, proyectos, reuniones, etc.

Intentar tener nuestro puesto de trabajo lo mas limpio y ordenado, con los mínimos papeles, o utensilios o herramientas, ya que esto es aplicable a cualquier puesto de trabajo. 

La gestión adecuada e idónea de nuestro tiempo, nos ayudará el gestionarlo de forma que podamos disponer de tiempo para lo que nos guste, hacer deporte, dedicarlo a nuestra familia, a leer, o lo que queramos.

Recuerda, el tiempo perdido es irrecuperable, el tiempo es un bien que no podemos almacenar.



¿Se han perdido los papeles?



Cada dia que pasa, quedo mas desconcertado. De querer vivir en un estado de mucho bienestar, olvidamos que tenemos unas obligaciones y unos deberes, pero cuanto mejor vivimos, mas nos olvidamos de estos conceptos, y solamente nos acordamos de derechos.Deberíamos empezar a tomar conciencia, y saber que para poder vivir bien, tenemos que trabajar, ser responsables, ser serios, ser productivos, y por supuesto rentables para nuestras empresas, y no hablo solamente del empleado, por supuesto, también del empresario.

Es fundamental que empecemos a valorar nuestro coste (sueldo, seguridad social, impuestos, etc, etc.), y saber que tenemos que vender para empezar a costearme. Lamentablemente cometemos el error de siempre, yo cobro 1200 €, por ejemplo, y eso cuesto, ni hablar de eso, tenemos costes indirectos que nos repercuten.

Otro error que cometemos, es el de he vendido 2000 € y ya me he costeado este mes, por favor, debemos empezar a tomar conciencia, y lo mismo que somos listos para lo que nos interesa, seamos para “la verdad”.

Cada día que pasa, las empresas se ven mas presionadas en todos los aspectos, y nada mas lejos de pensar que no están bien las políticas de igualdad, pero por favor, no le carguemos mas gravámenes a las Empresas, veo correctos los permisos maternales, veo correctas las reducciones de horarios, el trabajar menos horas, pero señores, cuanto mas exprimamos la naranja, menos zumo tendrá, y llegará a secarse.

El sistema actual no nos permitirá salir en la vida de esta recesión, si no dan facilidades a la Empresa, pequeña y mediana sobre todo, que son las que producen puestos de trabajo, las que mueven el motor de la economía, esto terminará por hundirse. Además todos debemos empezar a empujar en el mismo sentido, unidos y con el mismo objetivo, por favor no dejéis de ver el video del enlace que adjunto, y reflexionar sobre el mensaje que transmite.

Hay que cambiar el sistema, pero no tenemos tiempo, las empresas cada día que pasa, están mas endeudadas, y cada vez mas secas, y lamentablemente, esto conduce que la creatividad, la ilusión y el rumbo que tiene el empresario, se apague en un momento dado.

Hay que darle un giro a esta situación, que al igual que los enamorados tienen un brillo en los ojos algo especial, los empleados y empleadores recuperen ese brillo para seguir creando valor.

Recapacitemos, perdamos cinco minutos en pensar sobre todo esto, y ganemos con esos cinco minutos, un porvenir de “VERDADERO BIENESTAR”.

Nunca por hacer las cosas bien, se ha perdido el tiempo.

Hemos vivido años esplendorosos, pero irreales e insostenibles, y cuando antes se buscaba a gente para trabajar, nadie estaba dispuesto, o se vendía bien caro, y hoy, esto a cambiado. Antes a todos les encantaba trabajar, excepto a los que trabajaban, y hoy día, los que trabajamos, tenemos miedo a perderlo, y nos encanta trabajar mas que nunca, sobre todo, a quien tiene a su amparo a familias que mantener.

El camino al éxito, comienza con el recorrido de nuestros esfuerzos.